Buscador

En cuanto a los objetos de culto que guardó esta sacristía y fueron trasladados a la parroquia de San Pablo cuando se realizó la citada restauración general, sabemos que, según el Libro de Fábrica de la Iglesia de Santo Tomás que alberga el Archivo Diocesano con el número 431/22, en 1724 se hizo una capa de seda de color carmesí para la imagen de Santo Tomás Cantuariense y otras cosas que a continuación detallo con sus correspondientes costes. Así, se pagaron 1498 reales de vellón por las siete varas y dos tercios de tela y las diez onzas de hilo de oro para la franja y flecos de la capa, todo lo cual se compró al mercader, vecino de esta ciudad, llamado Mateo Gri de Castro; 101 reales de vellón por siete varas y media de tafetán doble de color carmesí y una de tafetán blanco, así como una onza de incrustaciones en encaje de Milán para guarnecer un pañete de seda que se hizo para el copón y una cortina de la misma tela  para el dosel en el que se expone el Santísimo, y dos varas de bayeta de estores para la funda de la capa, mitra y estola, todo lo cual se compró al también mercader, vecino de Salamanca, Antonio García; 22 reales y medio de vellón que, como precio del material y hechura de cuatro broches de filigrana en plata y sobredorados, se pagaron al platero Joseph Min Casepint; 134 reales de vellón por la hechura del galón y flecos de oro, una borla de alamares*, cartones de la mitra, caireles* y velloricas, y trece adornos de seda para el galón y la borla, así como siete adornos de hilo de oro que puso el cordonero a mayores de las diez onzas ya expresadas, todo lo cual se pagó al cordonero de Salamanca Agustín de Arias; y cuarenta y siete reales de vellón  que se pagaron al maestro sastre Manuel Domínguez por el lienzo de refuerzo de la tela de la capa y de la estola, pañete del copón y cortina del Santísimo, así como por vara y media de tela de Colonia blanca para otro pañete.

En el mismo Libro de Fábrica consta que el año 1755 se concibió en plata la llamada "cruz nueva" que pesa 86 onzas, así como tres cálices con sus patenas que, también de plata, pesan  64,6 onzas. A este fin la parroquia entregó al platero 184,85 onzas de plata que sumaron en peso la cruz vieja de la Manga y dos antiguos cálices, todo lo cual fue fundido para hacer las citadas piezas. La diferencia del valor del peso de la plata entregada por la iglesia y la recibida  en los objetos realizados (casi 34 onzas) más otros 4 reales de vellón, fue lo que cobró el platero como importe de las hechuras. También en 1755 se encargó realizar la corona de plata de la Virgen del Pilar, la cual pesó seis onzas y media y costó , por la hechura y material utilizado, 200 reales de vellón, mientras que en 1758 se compró por 18 reales de vellón una cuchara de plata para el incensario. Asimismo, el Libro de Fábrica 431/23 dice que: en 1826 se hizo platería de fino y bruñidos ciriales* para el servicio y funciones de iglesia, así como reparación de juntas y remiendo de los dos clerenciales frontales que sirven para el monumento, además de pagarse 10 reales de vellón a Gaspar Labrador por armar, cuidar y desarmar dicho monumento.

Algunas obras más de importante valor histórico-artístico había en esta iglesia, pero desaparecieron un fatídico sábado día 30 de Julio de 1977.  Sí, porque esa jornada se perpetró el robo de las imágenes de madera policromada, dorada y estofada, que representan a Santiago Apóstol y a San Segundo, así como tres cuadros que escenifican a : "La Dolorosa", "El prendimiento de Jesús" y a Jesucristo de cuerpo entero en su dimensión de "El Buen Pastor", que es el que estaba en el expositor.

El expediente que consta en el archivo de la Comisaría salmantina del Cuerpo General de Policía con el  nº 153-381, da fe de la denuncia presentada por el párroco de la iglesia de S. Pablo D. Fulgencio Riesco Lorenzo en relación con el robo que se efectuó, probablemente por el famoso ladrón de obras de arte conocido como "Eric el Belga", en el templo filial puesto bajo la advocación de Sto. Tomás Cantuariense el día 30 de Julio de 1977. Dice así:

"Comparecencia.-

En Salamanca y en su Comisaria del Cuerpo General de Policía, siendo las 11 horas del día 31 de Julio de 1977, ante el inspector de primera clase del referido cuerpo, con carnet profesional nº 6710, que actúa de instructor y secretario habilitado para la práctica de las presentes diligencias, comparece el sacerdote que acredita ser y llamarse Fulgencio Riesco Lorenzo, nacido en Calzada de Valdunciel (Salamanca) el 31 de Enero de 1911, hijo de Claudio y Rosaura, célibe, y con domicilio en esta capital, Plaza de Colón nº 7, principal, provisto de D.N.I. 7703221 expedido en Salamanca el 14 de Noviembre de 1973, y manifiesta: - que comparece como párroco de la Iglesia de S. Pablo y encargado de la Iglesia de Sto. Tomás Cantuariense, sita esta última en calle Francisco Montejo (hoy calle de El Rosario), para denunciar que, la noche última, personas extrañas han penetrado en esta última de Sto. Tomás, forzando una puerta lateral que da al norte, en la plaza llamada Corralillo de Sto. Tomás, y una vez en el interior le han sustraído: una imagen de Santiago Apóstol en actitud orante, de rodillas ante la Virgen del Pilar, siendo de una altura de 0,80 centímetros; otra imagen de S. Segundo , también en la misma actitud y de la misma altura. - que la imagen de Santiago era policromada, predominando el color rojo y dorado, y la de S. Segundo también en iguales colores, estando escrita en la peana de ambas los nombres de Santiago y S. Segundo.- que en la pequeña sacristía han sido sustraídos un cuadro de la Virgen Dolorosa, con marco dorado, siendo el color de la Virgen oscuro, con unas dimensiones de 80x50 centímetros.- así mismo, también en dicha sacristía falta otro cuadro de Jesús que representa el prendimiento también de fondo oscuro y tamaño del anterior, siendo el marco dorado.- que el valor aproximado de las imágenes de Santiago y S. Segundo sería de unas 15 a 20.000 pts. cada una y los cuadros de una valor aproximado de 10 a 15.000 pts. cada uno.- que la salida la han efectuado por el mismo sitio por donde entraron, aunque intentaron salir por la puerta principal sin conseguirlo.- que el cajón de la sacristía donde guarda los ornamentos se encontraba abierto, si bien, no estaba candado.- que de momento no ha observado la falta de ninguna otra cosa.- que no tiene  más que decir, que lo dicho es la verdad, en la que se afirma y ratifica y una vez que leyó por sí esta su declaración, por hallarla conforme a la manifestado, la firma en prueba de ello con el Sr. Inspector de guardia, que a la vez actúa y certifica".

Otro documento anexo a la denuncia hecha por D. Fulgencio Riesco en su comparecencia en Comisaría constituye la llamada: "diligencia de ampliación", que se ejercita: "para hacer constar, que en el momento de ir a practicar la inspección ocular en el lugar de los hechos, el compareciente D. Fulgencio Riesco Lorenzo dice que le falta, además de lo denunciado, una pequeña pintura en tamaño aproximado de 50x30 centímetros que representa a "El Buen Pastor" y termina en su parte superior en arco, y que valora aproximadamente en unas 10.000 pts. Hace constar, que en el lienzo, en vertical, tenía un corte de unos 20 centímetros, y que se encontraba sin marco.

Y no teniendo nada más que manifestar, firma esta su declaración después de que la hubo leído en prueba de su conformidad con lo manifestado, a presencia del instructor, para que conste y certifico".

El tercer documento de este expediente está encabezado con el título de: "Diligencia de inspección ocular".

En el se lee que: "se extiende la presente para hacer constar que en vista de la comparecencia inicial, el inspector de guardia comisiona a los funcionarios afectos a la primera brigada de investigación y al funcionario encargado del gabinete de identificación para la práctica de una inspección en el lugar de los hechos, los que regresan poco después y manifiestan: que el autor o autores han penetrado en la iglesia por una puerta existente y que da a la plaza del Corralillo, sin que para ello hayan tenido necesidad de violentarla, ya que, al parecer, han dejado días atrás los pestillos de dicha puerta sin candar, por lo que, solamente con empujarla han podido penetrar. No se han podido recoger huellas de valor identificativo.- Firman con el inspector.- Conste y certifico".

Por último, en la denominada: "Diligencia de terminación y revisión".- se dice: "en este estado las presentes y no considerando otras que practicar, se dan por terminadas las mismas, remitiéndose al Ilustrísimo Sr. Magistrado Juez de Instrucción de Guardia para la resolución o trámite que estime procedentes, significándole que por funcionarios de esta Comisaria se practican activas gestiones para la detención del autor o autores del hecho y recuperación de lo que se dice sustraído.- El denunciante Fulgencio Riesco Lorenzo ha sido advertido de pasar por ese Juzgado a las 11 horas del día de mañana (1 de Agosto de 1977).- Conste  y certifico".

subir arriba